Tsuki no Hikari
Bienvenid@ a Tsuki no Hikari

Tsuki no Hikari

Foro de rol yaoi y yuri shota
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Distante (Yukimura Kei)

Ir abajo 
AutorMensaje
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Distante (Yukimura Kei)   23/03/10, 07:11 pm

Mi mirada ausente estaba clavada a través de la ventana a mi lado en algún punto lejano mientras me recargaba sobre mi puño cerrado sin tomar ni la más mínima atención a lo que decía el profesor, simplemente, ni me interesaba. Como tampoco los murmullos y miradas curiosas que se posaban sobre mí desde que entré por la puerta a segunda hora (más tarde de lo habitual) sin mi usual dinamismo.

Mis ojeras marcadas, la ausencia de sonrisa y aspecto poco cuidado eran claros indicios de que algo, demasiado importante como para dejarlo pasar y digno de un nuevo chisme, había ocurrido. Siempre estaban ojo avizor pero me valía gorro todas las suposiciones disparatadas que podrían pasar por sus mentes surrealistas. Hay días que es mejor quedarse en la cama... Pues bien, hoy era uno de esos días.

- Yae, Lee - la voz profunda del profesor seguía haciendo eco, era tan ruidoso... ¿es que no se podía callar un rato? Llevaba repitiendo la misma rutina desde hacía un buen rato: la molesta voz del adulto y otra contestándole desde otro rincón. - Yukimura, Kei - algo estaba fallando, esta vez no recibió ninguna respuesta. Despegué mi vista del exterior por primera vez y recorrí toda el aula. No había venido... Mis músculos se contrajeron, una mueca de dolor se mostró en mi rostro. Mordí mi labio inferior conteniendo las ganas de salir corriendo para olvidar esta presión que sentía dentro. - Zhang, Yu - ¿Por qué tenían que ser las cosas de esta manera? ¿Por qué no podía correr a buscarle, tan rápido como cuando le abandoné, para abrazarle y llorarle mi arrepentimiento? ¡¿Qué mierdas tuve en la cabeza?! Desde que llegué a mi habitación y me enterré entre las sábanas no había dejado de preguntármelo, había revivido cada momento y seguía sin encontrar explicación a mi comportamiento.

- ¿Zhang? - repitió el maestro con enojo mirándome desde de escritorio tras sus lentes, ganándome un codazo de Christian que estaba a mi lado para volver a la tierra.

- Presente... - murmuré lo suficientemente audible para volver a desconectar y encerrarme en mi mundo, volviendo la vista a la ventana, sin prestar atención en lo que mi compañero me decía, de todas formas, desde ayer notó que me ocurría algo ya que no me digné ni a saludarle cuando regresé de noche a la habitación.

No me había dado cuenta de lo rápido que pasaban las horas hasta que escuché el timbre para salir al descanso. En ningún momento había dejado de pensar en lo mismo, aunque intentase concentrarme en otra cosa, incluso esta noche en sueños no me dejaba en paz, persiguiéndome y torturándome a mí mismo con esta angustia que estaba matándome... Estaba preocupado, estaba más preocupado que en toda mi vida por él y lo peor, es que no tendría el valor ni la cara para volver a mirarle. ¿Dónde estará ahora? ¿Por qué no vino hoy? ¿Seguirá en su habitación? ¿Y si se marchó? ¿Qué estará haciendo ahora? ¿Cómo estará...? Destrozado, obviamente, y yo sólo contribuí a ello, seguramente no pueda hacerme ni una mínima idea del dolor por el que pasó ayer, restándole el que yo le causé... Además, conociéndole y por lo que dijo, ahora se sentirá asqueroso, sucio y la peor mierda del mundo cuando el único mierda que hay aquí soy yo...

- Te pregunté que si te vienes afuera... ¿hola?... ¡Yu! ¿Quieres hacer el favor de contestar al menos? - rugió enfadado el rubio cortando mi precioso campo de visión del exterior, ganándose un bufido de fastidio - pero, ¿se puede saber que cojones te pasa a ti hoy? Llevas ignorándome desde ayer. Si no tienes un buen día no tienes porqué pagarlo con el resto del mundo - reprochaba, hablaba pero nunca se callaba...

- No me pasa nada y por favor, me apetecería estar solo, no tengo ganas de hablar... Ya nos vemos en otro momento - empecé a recoger los libros y guardarlos en la cartera, que ni siquiera me había molestado en abrir y me sorprendí cuando vi que seguía con el libro de la primera clase que di - me voy a la habitación a dormir, no aguantaré tres horas más aquí... - salí de salón sin detenerme a escuchar su respuesta, sólo andaba con los pasillos con la vista gacha pero observando minuciosamente a cada persona que pasaba mi alrededor, discreta e inconscientemente, sin poder evitar que mi vista buscase un rostro que nunca localizó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   23/03/10, 07:48 pm

Abrí los ojos y giré la cabeza para mirar el reloj. Mediodía, hora del almuerzo para aquellos que hubieran ido a clase.

Volví a cerrarlos. No es que hubiese estado durmiendo. Simplemente permanecía allí en la cama completamente estirado, boca abajo. Todo mi cuerpo seguía entumecido y dolorido, aunque hubiese querido probablemente no habría podido hacerlo mover. Eso claro, si hubiese querido, que no era el caso. Mi alma dolía diez veces más.

Tampoco había dormido durante la noche, en su lugar había adoptado un constante estado de vigilia de mente más en negro que en blanco. No miré siquiera a Hikaru cuando al fin llegó a la habitación, estando yo aún encogido en la esquina. Él pareció llegar a la conclusión de que no era buena idea intentar tratar de saber lo que me pasaba porque se echó sin más en su cama del otro lado de la habitación. Cuando había sentido los músculos demasiado agotados para mantener la postura me había tumbado.

Y así había seguido cuando a la mañana siguiente Hikaru se fue a clases. Vino a verme a media mañana, pero se limitó a dejarme los ejercicios y sabiamente solo me murmuró que descansase. Ese chico es sabio a pesar de su corta edad. Ahora debía estar al llegar de nuevo.

Justamente, la puerta se abrió y entró Hikaru. Esta vez sí le miré, pero no debió gustarle lo que vio en mis ojos porque rehuyó la mirada. No obstante me habló.

-He dicho a tu profesor que estás enfermo. Puedes faltar mañana también si quieres, porque le he dicho que tenías fiebre. Estaré fuera hoy.- esa era su forma de decirme indirectamente que tendría toda la habitación para mí y podría estar en paz.

Asentí, aún con la cara enterrada de lado en la almohada, y volví a cerrar los ojos. Tras coger un libro se marchó. Permanecí así sin saber cuanto tiempo. Es en cierta forma satisfactorio regodearse en la propia tristeza. Oscura y perjudicialmente satisfactorio. En realidad no podía quejarme: lo entendía. Era algo que tenía claro desde el principio, algo que vi con antelación sin problemas. Esta era la situación esperada. Aunque eso no me consolase.

Lo que en cierta manera si me consoló fue una voz que me susurró "Se acabó." Sonreí con alivio amargo. "Al menos algo bueno he sacado, ya no se volverá a acercar a mi, ya no está en peligro." ¿A qué precio? Suspiré. Estaba bien, mi felicidad fue el precio y no era algo tan importante, al menos no para mí.

Pero dolía tanto.

No sé cuánto tiempo seguí en ese agujero. Solo que cuando me incorporé la habitación estaba teñida de rojo. Me senté con movimientos renuentes. No estaba listo, no podía salir afuera aún. Tal vez debería hacer caso a Hikaru y quedarme también mañana.

Miré los folios amontonados sobre el escritorio. No, no faltaría, decidí. No podía. No era yo. Yo no soy la persona que se queda. Soy la persona que se guarda sus alegrías y sobretodo desgracias para sí. Soy el pintor de penas que solo en sus horribles dibujos deja ver la realidad de su alma rota, escondida en el escudo de hielo.

Alargué la mano para coger un block nuevo, sin iniciar, y saqué de bajo la cama un estuche con carboncillos. ¿Qué sería esta vez? No importaba, de todas formas el resultado era siempre igual de escalofriante. Aún así decidí intentarlo, como cada vez. Y el carboncillo se deslizó suavemente, creando un boceto vago.

Cuando Hikaru volvió ya casi de noche me encontró sobre una cama cubierta de pedacitos de miga del pan que usaba para borrar. El boceto había sido corregido una y otra vez. Aún el resultado no era suficiente. Para cuando di el boceto por válido Hikaru ya estaba en el séptimo sueño.

No debería tener sueño ni estar cansado tras pasar tanto tiempo sin hacer nada, pero el caso es que lo estaba. Dejé el débil trazado a un lado y me tumbé en la cama. Cuando cerré los ojos, las pesadillas de siempre me recibieron con los brazos abiertos.

A la mañana siguiente, Hikaru pareció sorprenderse al verme levantado antes que él. Me vestí con las ropas de siempre. Frente al espejo mi cara estaba solo un poco más pálida que de costumbre. Mis ojos, impasibles. Miré a Hikaru quien asintió dando al parecer el visto bueno. Mi exterior no denotaba nada de mis terrores e inundaciones internas.

Salí por la puerta y llegué solo unos minutos tarde a clase. El profesor se volvió a mirarme. No miré el aula, no busqué si Yu estaba o no. Simplemente dije con mi voz de profunda indiferencia, atenuada por esa falsa educación ante los adultos.

-Lo lamento, señor profesor, no me encontraba bien ayer. Hoy mismo por la tarde me pondré al día.

Con pasos tranquilos y comedidos me acerqué a mi asiento. Observa, mundo: el Príncipe de Hielo de los primeros días de clase, al que nadie se atreve a acercarse, ha vuelto al instituto. Y esta vez sus defensas son mucho más altas... para que nadie pueda ver los trozos destrozados y diseminados de su alma.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   24/03/10, 03:14 pm

Todo el tiempo pasó aburrido, como si fuera se hubiese detenido sin sufrir ningún cambio. Aún en mi habitación, donde pasé el resto del día, no me había resignado a salir hasta la hora de la cena. Al llegar al comedor no me senté con nadie, de todas formas sabía que Chris estaría molesto conmigo por mi actitud desde ayer. Supongo que me tocaría hablar esta noche con él, no quiero estar también sin hablarme con él, ya suficiente tenía con la ausencia de una persona, no podría con una segunda.

Por otro lado, no había aparecido en todo el día y eso sólo hacía sentirme aún peor... Y, aunque no tenía apetito, me había forzado a mí mismo a comerlo todo. A Kei no le gustaba que comiese malamente...

Cuando regresé a la habitación, afortunadamente aún no había regresado mi compañero, lo que me daba opción a estar a solas y mientras pensar sobre lo que hablaría con él. Aunque el intento fue fallido ya que, apoyado sobre el cabecero de la cama, no paraba de pensar que tan sólo a un metro... estaba él, y que sólo un muro era lo que nos separaba físicamente.

Cuanto deseaba traspasarlo, cuanto podía llegar a extrañarle... Y el peor día de mi vida fue aquel en el que tú ya no estabas a mi lado y supe... que pronto la desesperación podría conmigo, porque no podré aguantar mucho más alejado de ti. Sólo un día y ya me estoy muriendo.

¿Cuánto tiempo nos queda para derribar el muro? Aún sin verte, siento tu presencia, siento tu calor cerca de mí, siento tu olor penetrar por todo mi cuerpo, siento tu dolor que te envuelve fríamente... Y tú, mi único pensamiento antes de rendirme al sueño lentamente.

Día dos... de nuevo la misma rutina del día anterior y al parecer, la que tristemente sería nueva y reemplazaría la anterior. Con una única diferencia... Su voz, me hizo desviar mi mirada del tan visto paisaje y hubo un leve indicio en mi rostro de intentar formar una sonrisa, sorprendido y alegre de poder verle. Sin embargo, toda motivación se fue tan rápido como vino. Pasó y no merecí ni una sola mirada suya, sus ojos nunca buscaron encontrarme como lo hacían los míos constantemente, porque sencillamente, parecían seguir viendo tan sólo por obligación. Y el sitio vació a mi lado no fue ocupado de él. Como si yo ya no existiera...

Las horas tocaban a su fin una a una y yo seguía sin tener el valor suficiente para hablarle. Todo volvía a ser como al principio... no paraba de pensar tristemente. Todo lo hecho este tiempo estaba hecho añicos. ¿Cómo podría ahora volver a acercarme a él una segunda vez?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   24/03/10, 04:17 pm

Me senté ignorando plenamente las miradas que me seguían desde mi entrada. Con la espalda recta, ofrecía la imagen del estudiante perfecto, atento a la lección. En cierta forma lo estaba, mi cabeza registraba automáticamete las explicaciones del profesor y mis ojos le seguían en la tarima. El girar rápido y constante del bolígrafo en mi mano, dando vuelta a los dedos, era el único indicio de los giros que llevaban mis pensamientos.

Pero esos giros poco a poco se estaban ya asentando. Los sentimientos y emociones protegidos por esa barrera de hielo perdían fuerza y privadas del calor agonizaban a cada momento. Arrastradas por el dolor perecían irremisiblemente, la calidez se desvanecía y no dejaba atrás ni el recuerdo de tan dulce ilusión. Este proceso había comenzado ya por la noche y apenas unos pedazos sobrevivían hasta ahora.

Hasta que a la hora de abandonar la clase mi corazón pareció haber dejado de latir, enterrado en vida en su sarcófago de nieve y escarcha del que no habría de volver a salir. Si yo estaba vivo o muerto era una materia que no importaba.

Estaba vivo, porque respiraba, porque al salir con pasos firmes del aula sentía el suelo bajo mis pies, porque tras recoger la comida y sentarme a la mesa del comedor podía reconocer el sabor del arroz y el azúcar. Estaba vivo.

Estaba muerto, porque el oxígeno no aliviaba la presión sobre mis pulmones, porque cada paso que daba retumbaba a través de todo mi cuerpo, porque ninguna comida me satisfacía. Porque, ¿puede alguien vivir con un corazón mecánico? Nunca llegué a vivir.

Comí sin prisas, ajeno al mundo que me rodeaba. Y muerto en vida regresé a mi habitación sepulcro, dispuesto a continuar con el dibujo que estaba haciendo el día anterior.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   24/03/10, 07:32 pm

Esta noche lo había decidido. Tenía que hablar con él, tragándome todos mis miedos.

No podía continuar así, al mínimo contacto visual que tenía con él, apartaba mi mirada apesadumbrado. Mi alma estaba abatida y no podía soportar vivir un segundo más con esta indiferencia mutua. Sólo me digno a mirarte cuando toda tu atención esta dirigida al profesor, que desde hace días que es el único que logra captar tu atención, pues el resto del mundo no existe para ti.

En ningún momento tu presencia deja de pasarme desapercibida. Son todos mis sentidos centrados en una única persona. Sólo siento tu cuerpo cortar el aire, sólo escucho sus pasos, sólo siento tu calor, sólo puedo ver tu figura alzarse sobre todos. Siempre te observo, cada detalle, tus movimientos, en cada pensamiento mío estás.

Dime, ¿qué debo hacer? Porque yo estoy perdido... Sin ti, mi vida esta desorientada hacia un camino erróneo.

Otro día más, de vuelta a la habitación, en todo el día no encontré el momento ni siquiera para saludarte, porque sabía que no recibiría ninguna respuesta. Justo antes de llegar a la puerta, te veo doblar la esquina, y venir en mi dirección. Te acercas hasta a mí, aunque sé que sólo soy un obstáculo más en tu camino. Cada uno caminamos hasta nuestras respectivas habitaciones, como si no hubiésemos notada la presencia del otro entre el solitario pasillo. Llegamos justo a la vez y en el momento en el que iba a abrir la puerta, giró a mirarte con los ojos encogidos en tristeza. Triste por ti. Intento buscar el valor para hablarte pero en mí sólo encuentro cobardía. Mis labios se despegan, intentar articular alguna palabra, pero sólo de ellos se escapaba un sonido ahogado. Demasiado tarde, cerraste la puerta, cómo si no me hubiese visto.

Me mantuve en frente sin entrar aún, intentando guardarme el dolor. No sabes cuan doloroso era sufrir tu ignorancia, tu olvido. ¿Seguirías al menos recordando lo que una vez fue?

Ingresé en la habitación, por suerte Christian estaba ya dentro, podría distraerme con él y hablar para olvidar el mal trago. Me tumbé sobre la cama, mirando el techo, sólo escuchando el sonido que hacía al teclear en su móvil.

- Ne, Chis... - llamé su atención, recibiendo un simple “¿qué?” con indiferencia, aunque ya no parecía estar molesto por estos días. - ¿Qué harías si... si cometieses el mayor error de tu vida y por culpa de eso has perdido a la persona más importante para ti? - pregunté sin rodeos, sabiendo que acabaría relacionándolo.

Durante un largo rato reinó el silencio, como si no hubiese escuchado mi pregunta. Finalmente suspiró con pesadez y dejó el móvil sobre la cama, tomándose su tiempo en girarse hasta quedar viéndome para dedicarme su atención.

- No existe tal persona. Si la hubiese, seguramente me destrozaría... Por eso nunca habrá alguien tan importante para mí, así me evito sufrir por culpa de otros. Así que la solución es simplemente no tenerlos - contestó como si no hubiese tenido ni que pensar en la respuesta, aunque no me ayudaba nada.

- Así que... de eso se trataba, ¿no? - preguntó con una sonrisa medio curva - ya decía yo que tú y tu cenicienta estabais muy raros... Vamos, sabes que no me gustan los rodeos, ve al grano, puedes contarme lo que sea - lo sabía, sabía que podía confiar en él y que no acabaría toda esta conversación corriendo de boca en boca, sino, ya todos hubiesen conocido mis sentimientos hacia Kei, los cuales, en ningún momento habían cambiado.

- Hum... - hice un sonido de afirmación, levantándome de mi sitio y sentándome en su cama, a un lado suyo en busca de más apoyo. - Yo... no puedo contarte lo que sucedió. Pero le defraudé... cuando él más me necesitaba, yo salí huyendo y le abandoné por ser un idiota, un egoísta, un hipócrita... Todo lo que él hizo por mí no lo merezco, no merezco nada. Me consolaba, me ayudaba, me hacía reír, me hacía feliz... Y yo sólo le causé más dolor, aún más... Ahora ni me mira, como si nunca me hubiese conocido. Me odia, lo sé... - afirmé por primera vez arrastrando cada letra. Lo había aceptado y sentirlo más real, empañaba mis ojos poco a poco - le quiero, le quiero de verdad... - sollocé agachando la cabeza para ocultar mi rostro con el flequillo - y él no lo sabe, cree que siento asco por él pero la única verdad es que mis días son más duros lejos de él y que le extraño, le necesito a mi lado... - como respuesta, posó una mano sobre mi cabeza y me guió hasta posarla sobre su pecho. No me dedicaba esas caricias que Kei siempre me daba y lograban tranquilizarme, simplemente me atrajo buscando calmarme, pero ni eso calmaba mi inquietud y poco a poco, los sollozos se hacían mas audibles. Al menos, podría sacar todo lo que llevaba días guardándome dentro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   25/03/10, 10:29 am

Línea, borrar, línea, corregir...

No era suficiente, mi mano reseguía cada línea, cada ángulo. Necesité dos días más para estar satisfecho con el contorno. Con la mano agotada dejé el carboncillo... y cogí esta vez un pincel.

Tras mojarlo en tinta negra repasé cada trazo hasta el más mínimo detalle. El cuidado me obligaba a retrasarme más de lo normal. Era en cierta forma relajante, mientras pintaba no necesitaba pensar, tampoco sentir.

Al terminar la tarde el negro se destacaba en filigranas sobre el blanco. Miré por la ventana, estaba atardeciendo, perfecto. Estiré las piernas y posé el dibujo en el escritori. Dudé un momento y metí los viejos dibujos en un cajón mientras que el nuevo proyecto tenía un lugar propio en otro.

Solo faltaba... color. Definitivamente necesitaba color, no podía dejarlo en blanco y negro como muchos otros. Pero ya era tarde y llevaba varios días dedicándome exclusivamente a dibujar. Mi cuerpo se entumecía cada día que pasaba inmóvil. Suspirando me dirigí al armario y cambié mis ropas por un chándal, calzándome unas zapatillas de deporte.

Al fin salí y comencé a correr a paso ligero por el bosque. Fue un alivio sentir la energía sacudir mi cuerpo despertándolo y revitalizándolo ligeramente. Todo mi ser agradecía la libertad al correr, era un pequeño resquicio de aire entre tanto humo.

Al volver a mi habitación me crucé con Yu. Podría decir que verle dolía, pero no era así. Un corazón de hielo no puede sufrir. Tampoco disfrutar. Así que, como cada vez, seguí andando y volví a entrar en mi cuarto.

La rutina...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   27/03/10, 08:03 pm

- Tú no hiciste nada malo - empezó a hablar Chris al rato, aún humedeciendo su camisa con las lágrimas, aunque poniéndole atención a lo que decía - no es de ser egoísta pensar de vez en cuando en nosotros mismos. Tampoco vas a estar torturándote a ti mismo por los demás... Si lo que hiciste fue lo que creías mejor para ti, entonces está bien. No eres tú el egoísta, Yu... El único egoísta aquí es él, porque te odia por no haberte sacrificado por él, porque no piensa en lo que es mejor para ti... Es él quien no te merece, no merece tus lágrimas ni que sufras por él, no merece la pena... - se detuvo durante un momento, dejándome asimilar su punto de vista, que en cierta forma, no me alegraba de oír, sólo me sentía aún peor escuchar como le echaban a él la culpa cuando él no hizo nada, cuando lo único que él no merece es sufrir.

- ¿Es que no lo ves? Sinceramente, Yu... él parece no haberle afectado tu pérdida, ni extrañarte... Sé que te dolerá esto, pero si yo estuviese en tu lugar, me gustaría que un amigo me dijese esto... Si de verdad te quisiese, entonces haría lo que sea por recuperarte... ¿Y qué es lo que está haciendo él? Nada, sólo odiarte... - su confesión me atravesó como un puñal, deteniendo los sollozos pero no las lágrimas que se resbalaban en silencio, como si todo por dentro se estuviese muriendo. ¿Y si no ha vuelto hablarme porque no le importa perderme en vez de porque crea que me da asco? Entonces... no iba a luchar por mí, ¿no? Yo era el único que podría intentar traerle de vuelta porque él nunca lo hará.

- Por eso, no estés mal, tú eres fuerte y no estás solo... Él no lo es todo, hay más personas que te quieren y estarían dispuestos a estar contigo. Sólo... olvídale. Sé que no es fácil, pero es lo mejor que puedes hacer y no tendrás que hacerlo solo... - iba a replicar algo, despegándome mi cabeza de su pecho, cuando él posó un dedo sobre mis labios, acallándome cualquier posible queja. - Shh... no digas nada aún. Es tarde, será mejor que descanses un poco, te sentará bien y verás como mañana te siente mejor - me ayudó a meterme entre las cobijas, demasiado conmocionado como para decir algo.

- Gracias... - fue lo único que pude susurrar antes de que se alejase dejándome descansar aunque mi mente no lo fuese a hacer.

Recordé con melancolía como precisamente hace unos días habíamos hecho la promesa de que no nos separaríamos y siempre estaríamos para el otro. Y ahora... ando pensando en olvidarle, como si todo estuviese perdido. No, no podía rendirme tan fácilmente, no sin luchar. Christian llevaba razón, cuando queremos a alguien de verdad, haríamos hasta lo imposible por tratar de recuperarlo... Y por esta noche, sólo por esta noche, conseguí dormir en paz.

Cada día que pasaba se hacía más complicado, aunque deseara hablarle, el miedo y la inseguridad me detenían. ¿Te habrás dado siquiera cuenta en todos los intentos fallidos por dirigirte una palabra o de aguantar más de dos segundos seguidos la vista sobre ti?

Voy perdiendo la cuenta de hace cuanto tiempo que sobrevivo sin ti. ¿Puede ser que ya lleve una semana o mi mente alargaba el tiempo considerablemente? Los días cada vez son más largos, las noches que no puedo conciliar el sueño se convierten en un espacio de tortura para mi mente y ya no encuentro ni descanso en los sueños. El tiempo parecía no ayudar a sanar, porque perderte no es una herida que deba dejar cicatrizar, sino una infección que cada vez iba a más... pero debía aguantar, sólo por ti debía resistir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   27/03/10, 08:33 pm

Me desperecé entre las sábanas. Lo cierto es que no tenía ganas de ir a clase hoy. Me había vuelto bastante inconstante, y algún profesor lo había notado. A pesar de que todas mis faltas durante esta semana y media estaban justificadas médicamente (la señorita de la enfermería era una chica de lo más simpática cuando se la camelaba un poco), esto despertaba preocupación en un par de ellos. Y no me gustaba que las personas se preocupasen por mí, ni que me compadecieran, mucho menos que me compadecieran.

Volviendo al caso, había faltado a un par de clases cada par de días, y eso no debía ser, pero mi cuerpo en varias ocasiones simplemente se había negado a dirigirse a clases, era incapaz de mantenerme erguido en la silla. En esas ocasiones simplemente me metía en mi dibujo, al menos al principio, pero en una semana el dibujo estaba completo, y casi me había enfadado conmigo mismo por el resultado. Como siempre: mi dibujo expresaba exactamente lo que pasaba en este corazon muerto que ya era incapaz incluso de bombearle sangre a un cuerpo en decadencia.

Desde que lo terminé no se había movido del cajón, encerrado como el propio sentimiento. Pasaba las horas libres y tardes en la biblioteca, en ese rincón medio escondido junto al fuego de la misma chimenea que antes me traía buenos recuerdos y ahora solo me servía para mirar las llamas y dejar la cabeza vagar.

Así que, como otras veces, me dirigí a la biblioteca. Una vez salí por la puerta volví a entrar, cogí el dibujo del cajón y salí de nuevo. Manejándolo con cuidado, era cómodo sentarse en el suelo con él apoyado en las rodillas, en la biblioteca vacía mientras los estudiantes asistían a las clases.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   28/03/10, 02:10 pm

Como durante estos días pasados, sólo resistía a aguantar las tres primeras horas de clase, lo que empeoraba todo aún más. Pues empezaban a sumarse nuevos problemas al saco, por primera vez, a los estudios. Los exámenes del nuevo trimestre empezarían pronto y si ya iba atrasado de por sí en la materia, ahora sin la ayuda de Kei, irían aún peor.

Los resultados hablarían por sí solos y dudo que a mi padre le gustasen. Si esto continuaba así... tarde o temprano acabaría enterándose de que entre Kei y yo ya no existía absolutamente nada y que ya no formaba parte de su vida. No podría mantenerle engañado por mucho tiempo, en las siguientes vacaciones seguramente le gustaría volver a verle y lo descubriría todo y entonces... tendría que marcharme de aquí y no volver a verle nunca más... y ya no quedaría ninguna esperanza.

Debía de luchar ahora que podía, hacer todo lo que dejé sin hacer estos años para permanecer aquí el mayor tiempo posible, eso sería lo primero y lo segundo, recuperarle. Las horas de clase eran una pérdida de tiempo, mi atención nunca estaba en el profesor y ni mucho menos mi cabeza pensaba en los estudios, todo eran distracciones allí dentro. Aprovecharía las horas en las que todos atendían a las clases para estudiar por mi cuenta. Sería difícil mantener la constancia pero era necesario...

Cargué con el libro de historia junto a los apuntes antes de salir de la habitación. Tenía que encontrar un lugar más tranquilo, pues allí dentro sólo me desconcentraba aún más. La biblioteca estaría vacía a estas horas y nada allí debería de distraerme.

Dejé las cosas sobre una de las mesas donde estaba bastante luz desde la ventana y empecé a buscar entre las estantería algún libro que me fuese de utilidad. Noté la presencia de alguien más cuando pasé cerca de la chimenea y giré para descubrir de quién se trataba, mirándole asombrado. Jamás esperé encontrarme con él aquí, aunque sabía que frecuentaba la biblioteca, era raro verlo fuera de clases...

Me acerqué hasta él, olvidando mi objetivo principal. Era mi oportunidad. Tenía que saber como estaba, si me echas de menos una mínima parte de lo que te extraño yo o ya te has olvidado completamente de mí. Me armé de valor para despegar mis labios y lanzar un débil susurro. - Hola... - en una sola palabra mi voz había templado tantas veces que era casi imposible en las dos sílabas pronunciadas, que dejaban ver todo mi miedo y la inseguridad en de alma a través de mi timbre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   28/03/10, 02:48 pm

Durante mucho rato estuve mirando la hoja que acunaba en mis manos, sin una arruga a pesar de haberla movido de un lado a otro contínuamente, gracias al cuidado con que la había tratado. No era la hoja lo que me preocupaba estropear, sino el dibujo que había plasmado en ella, la más perfecta de todas mis pinturas.

Los contornos en negro quedaban casi desvanecidos por el color de acuarela con que había llenado el dibujo, destacando sobre la línea. En lugar de los colores desvaídos, azules y verdes, de vez en cuando rojos, que normalmente caracterizaban mis cuadros, parecía estar cubierto de un velo blanco y dorado: era la luz del sol. El paisaje del fondo se cubría de árboles, tal vez de un bosque o un parque. Pero todo eso estaba reducido casi a boceto cuando lo comparabas con la imagen en primer plano. A pesar del detallismo con que cada hoja se separaba del resto, parecía burdo y tosco comparado con la minuciosidad de una persona, pintada de cintura para arriba, sonriendo al espectador del cuadro. En ese momento el viento alborotaba el cabello rojo, dejando perfectamente a la vista los ojos dispares, iluminados por una luz que difícilmente podía ser el reflejo de la del sol. Eran esos ojos más que la amplia sonrisa lo que le daban vitalidad al cuadro.

Cada vez que miraba al cuadro, Yu me devolvía la mirada, como si se alegrase de verme, desde el otro lado de una pequeña ventana. Y sin embargo, el dibujo no dejaba de ser mío, y tal vez fuesen las sombras grises del fondo, los rayos más bien dando la impresión de irse apagando, o puede que el brillo inusual de algunas partes, melancólico, lo que le daba ese tinte de tristeza contenida. Tal vez por eso a pesar de la alegría con que el personaje miraba al espectador, este sentía más ganas de llorar que de reír. Con la felicidad aparente se mezclaban y entretejían las sombras que siempre poblaban mis dibujos, esta vez en forma de añoranza, melancolía pura, un sentimiento desgarrado y desgarradoramente dulce, aún tan salado como las lágrimas.

No obstante, aunque fuese ese su efecto, mis ojos permanecían secos al mirarlo. Secos e impasibles, parecían incapaces de ver la luz que yo mismo había pintado. Simplemente seguían y reseguían los trazos con profundidad, como si no se los conociesen de memoria. Y entonces dejaban de ver las líneas y lo miraban en su conjunto, devolviéndole a Yu la mirada. Una y otra vez, de un paso a otro.

Tal vez por ese ensimismamiento no me di cuenta de quien era el que me llamaba, en la confusión entre fantasía y realidad. De manera que levanté la mirada al saludo sin percatarme de que le devolvía ahora la mirada al verdadero Yu. Reaccioné al descubrimiento como si me hubiesen aplicado una descarga eléctrica e intenté levantarme tan rápido que resbalé y caí hacia atrás golpeándome en la cabeza con la parte dura del sofá.

-Ay... ay, ay...

Me froté la nuca con la mirada gacha, aprovechando la postura para recomponerme, había estado peligrosamente cerca de contestar al saludo sin querer. Una parte de mi mente había viajado mientras miraba al cuadro al momento retratado, y se había engañado confundiéndole con el presente. Vuelto a mi yo apático actual, suspiré y me levanté ahora con más tranquilidad.

-Lo siento, no te vi.-ni le miré ahora.- Debí quedarme dormido. Supongo que es hora de volver a clase, tú tendrías que hacer lo mismo.

Esquivando todo contacto, tras ese murmullo de voz insensible, bordeé el sillón para dirigirme a la salida.

Tarde un buen rato ya tras irme de allí en darme cuenta de que no llevaba el preciado dibujo bajo el brazo esta vez.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   28/03/10, 07:05 pm

Mi vista se dirigió rápidamente a lo que llevaba en sus manos que me llamó la atención desde el primer momento en el que le vi, viéndolo con mayor claridad mientras se precipitaba a levantarse, prestándole más atención al folio que ahora caí sobre el suelo que a él, ignorando por completo lo que me decía.

Algo cálido se arrinconó en mi frío pecho a partir de esa chispa de exaltación, provocando una candente flama. Creí haber visto mal y en un par de pasos torpes estuve frente al dibujo. Era yo... pintado con la máxima pulcritud, perfectamente detallado cada curva de mi rostro, sin ningún error. Cómo podía ser posible que pudiese retratarme a la perfección sin tenerme delante, a partir de un recuerdo. Entonces... todavía me recordaba. Todo el tiempo que estuve preguntándome por lo que estaría haciendo, no había parado de pensar en mí.

Me agaché a verlo más de cerca, notando mi sonrisa sincera y la alegría retratada en los ojos. ¿Era eso lo que tanto extrañabas ver y mirabas tan ensimismado? Esa mirada que ya no recibías, sólo si supieses que estaría dispuesto a volver a dártela, no estaríamos pasando ninguno de los dos por esto... Porque ahora sabía que no era el único, tú también sufrías. ¿Qué estábamos haciendo? ¿A qué esperábamos? No podía consentir que ambos estuviésemos sufriendo por estar lejos del otro y deseásemos detenerlo pero sin hacer nada.

Cogí el dibujo antes de salir corriendo por el mismo camino que había cogido Kei cuando salió huyendo nada más verme, sin dirigirme ni una sola mirada. También a ti te costaba hacerlo, ¿verdad?, por eso que necesitabas verme a través de un dibujo. Me detuve a unos pasos de la puerta, por la que ahora cruzaba con aparente tranquilidad, pero ahora sabía que no era más que una máscara para ocultar su latente inquietud. - ¡Kei! - no sé ni de donde tomé las fuerzas para llamarle, quizás encontré alguna de las respuestas a mis preguntas en tu dibujo, aquellas cosas que tú no decías ni demostrabas, ahora las sabía. Pero el seguía sin detenerse, su andar no se inmutaba, como si no me hubiese escuchado y no sabía que hacer para detenerle, que al menos se voltease. - Perdón... Lo siento, por favor... pérdoname... - mi voz perdió la fuerza inicial, ahora sólo queda arrepentimiento y culpa. Necesitaba que supieses que yo también te echaba de menos...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   31/03/10, 09:46 am

Seguí andando, haciendo oídos sordos a su llamado. Fue más difícil de lo que creí, pero avanzaba sin vacilación. Era frustante, fruncí el ceño con molestia. ¿No tenía nada mejor que hacer que ponerme las cosas más difíciles? Finalmente me volví, con las manos en los bolsillos, y le contesté fríamente.

-No recuerdo que haya nada que perdonar. Sencillamente, tú puedes seguir con tu camino, despreocúpate y vive tu vida. Pero lejos de la mía. Yo estoy bien así como estoy, no tienes por qué sentir lástima de mí. Estoy corrompido, sí, ¿y qué? Al menos sigo adelante, ya pasará... Ya te dije aquella vez, todo pasará, siempre pasa. Así que, si me disculpas, tengo que volver a clase, me encontraba mal, pero no puedo permitirme perder tiempo de estudio o nunca me largaré de mi casa.

Sin pestañear, completamente indiferente al mundo, me volví a dar la vuelta y seguí caminando, de camino a clases.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   31/03/10, 12:29 pm

No pude reprimir mi alivio al verle como se detenía y se volvía a verme, aunque no era eso lo que esperaba oír... ¿Por qué tenías que hacerlo tan difícil? No es verdad lo que estás diciendo... Siempre te costó tanto pensar un poco en ti mismo... pero yo no puedo seguir tu ejemplo.

- Kei... - susurré con dolor, mordiendo fuertemente mi labio inferior, intentando reprimir el llanto. Observé con frustración como te marchabas, ¿por qué tenías que hacer algo que no querías hacer? Perder el tiempo, ¿desde cuándo para ti estar conmigo era eso? Y aún más intentando recuperar lo que ambos habíamos pedido. ¿Por qué tenías que decir algo que no sentías? ¿Cómo podías pedirme que te sacase de mi vida tan fácilmente? ¿Cómo puedes pensar que significas tan poco para mí?

Si en algún momento, hubiese podido vivir mi vida lejos de la tuya, lo hubiese hecho con que tan solo me lo hubieses pedido pero llegados a este punto, no tengo retorno. Deja de pedirme imposibles... Sabes que nunca te hice caso, ni en el primer momento, sin aún conocerte, fui capaz de alejarme de ti y si tuve la opción, nunca la hubiese elegido. Si no recordabas nada que perdonarme, entonces yo te lo recordaría, te recordaría como fui leal a ti, no abandonándote bajo ninguna circunstancia hasta que llegó ese día en el que falté, deshonré y traicioné a mis sentimientos.

No podía soportarlo, las cosas no pasaban solas, se necesita un gran esfuerzo para ello y no podía dejártelo pasar solo. Ya no era sólo cuestión de que te lo debiera, sino de mi propia voluntad, mis acciones no podían seguir sin corresponderse a ella, no podía seguir ofendiendo a mis sentimientos. ¿Por qué no podías entenderlo? Nuestras vidas no pueden ir separadas, cuanto más lo hacían, más se tensaba el hilo que las unía pero nunca llegaría a romperse por esta dependencia mutua.

Ante la mención de su casa, recordé sus planes, todos ellos en los que un día me incluyó, preguntándome si aún estaba en ellos o tenía la posibilidad de volver a estarlo. Aquella noche, en la que se iniciaba un nuevo año, una nueva vida. - Me lo prometiste... - no pude saber si me había escuchado, por las pocas fuerzas con las que salió mi voz - me prometiste que podría estar a tu lado... - repetí sin despegar mi vista de su silueta dándome la espalda mientras mis lágrimas perdían el equilibro en mis ojos, deslizándose sobre mi mejilla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   01/04/10, 07:11 am

Tragué saliva. No se iba a ir... Si seguía así acabaría arrepintiéndome. No podía dejarle de vuelta, ahora más que nunca. Mi hermano seguía hospedándose en la ciudad... había venido a verme en dos ocasiones más. En ambas había estado dando vueltas por el edificio antes de verme, y no se cansaba de preguntar por "posibles amenazas". Siempre hacie mí, según él, siempre eran posibles amenazas para mí.

Respiré hondo, no podía seguir así, necesitaba que Yu se alejase de una vez. Cerrando los ojos reuní todos los sentimientos de aquella noche, yo no era un santo: había dolido, una parte de mí sí que había sentido rencor hacia él, y dejé que esa parte hablase por mí.

-Sí, Yu, y tú prometiste estar. Pero no has estado.-y sonó horriblemente sincero, porque, por mucho que doliese, y por mucho que lo amase... era verdad. Y dolía saberlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   01/04/10, 01:56 pm

Mordí con más fuerza mi labio, ahogando un gemido en mi garganta al escuchar como me devolvía la recriminación. Tan real y con tanta razón que mis oídos odiaron escucharla, porque sólo aumentaba aún más mi culpa...

Pero ahora sí estoy aquí y nunca más volveré a irme... Deseé gritar hasta que se grabase a fuego en nuestras mentes hasta que no podamos olvidarlo nunca. Pero lo cierto es que tuve que tragarme todas mis palabras... Porque no tenía ningún derecho a recriminarle ni demandarle nada después de ser yo el primero que faltó a su promesa. Yo era el único que se merecía esto, pero él no debería de estar pasando por esto... Y yo sólo estaba complicándoselo aún más porque no soportaba aceptar que lo había perdido. Sé que no quiere verme y lo que le causa hacerlo. Me huye, me evita y si me dirige la palabra, siempre cortante e impersonal, pero aún así me recordaba, seguía siendo un recuerdo en su cabeza de aquel tiempo donde fue feliz, pero al verme... recordaba que esa época terminó. A lo mejor era mejor si desaparecía... No quería seguir dañándote...

Te dejé marchar, completamente vencido...Volví a observar el dibujo entre mis manos, dejando correr mis lágrimas con libertad hasta caer abatido sobre el suelo, sin fuerzas para mantenerme en pie ni preocuparme del resto del mundo. Descargándome, deseando estar solo durante las largas horas que pasé desahogando todo lo que no saldría de estas paredes.

No volví hasta la noche a mi habitación, cuando mis lágrimas habían conseguido detenerse o puede que se hubiesen agotado. Fui directo al cuarto de baño, con la mirada gacha, intentando ocultar mi semblante que siempre me delataba, evitando encontrarme con Chris. Hundí mi rostro sobre el agua fría, intentando bajar la temperatura de mi rostro. La saqué para devolverme la mirada a través del espejo, notando el latente rubor en mis mejillas y el enrojecimiento de mis ojos. Me asusté cuando vi a Chris en el espejo, justo detrás de mí aunque no noté cuando llegó, apoyado sobre el marco de la puerta del baño, mirándome detenidamente, lo que consiguió ponerme aún más nervioso, pues no decía nada, simplemente estaba allí apoyado observándome, como intentado leerme.

- Has estado llorando de nuevo - afirmó sin moverse ni un centímetro, esperando a que fuese yo quien se acercase a él para enderezarse una vez que quedé frente a él, asintiendo en silencio, aunque sabía que no necesitaba que se lo confirmase. - ¿Otra vez por que le echas de menos? - inquirió intentando encontrar mi mirada, que permanecía oculta tras el flequillo. Negué lentamente antes de escapar por un hueco a su lado y sentarme sobre mi cama.

Dejé el dibujo que traía entre mis manos sobre la cama, para dejárselo ver. - Lo hizo él... - le revelé al ver la confusión con la que me miraba a mí y a la pintura. - Le encontré en la biblioteca. Se fue nada más verme... y olvidó eso - expliqué bajito, aunque pudiendo la voz para que no se me quebrase. A cerca del dibujo, no tenía nada que decir, él solo hablaba de una pequeña parte de lo que pasaba por Kei.

- Hum... - emitió su típico sonido aunque estaba descontento con algo. Aparté la vista de él, acomodando mi mejilla contra mis rodillas. - ¿Y por eso lloras? ¿No era eso lo que querías? Pues perfecto, ya sabes que no te odia... - habló con sarcasmo, con el que trataba de ocultar su enfado.

- Que no me odie no significa que quiera verme, y mucho menos perdonarme... Yo he estado ahí, Christian, le he visto... y cuando me acercó a él, sólo le causo más sufrimiento, por eso no quiere verme... Seguramente estará esperando a que yo me olvide de él y le deje en paz... Aunque dice que no tiene nada que perdonarme, sé que me guarda rencor y empiezo a no saber que hacer... No quiero olvidarle pero...

- No quieres que él siga sufriendo por tu culpa - concluyó mis palabras adivinando lo que iba a decir. - Ahh, Yu... ya te lo dije - continuó masajeando sus sienes con la mano, antes de sentarse frente a mí - él NO quiere recuperarte, no quiere darte una segunda oportunidad... Sinceramente, él se lo pierde... Seguramente no sabe lo que está dejando y si él no se da cuenta, es su problema, tú ya hiciste suficiente por arreglarlo pero ya no puedes hacer nada... no puedes hacer nada si él no colabora - pasé a esconder aún más mi rostro, esta vez entre mis piernas, ganándome un pequeño tirón de mi cuerpo que me atraía hasta él, deshaciendo mi postura. - Vamos, no quiero verte así, pequeñín... Ya ha pasado la primera semana, siempre es la más dura, ya pasaste lo peor... verás como ahora estarás mejor, confía en mí... - me despegó de él, mientras no apartaba mi vista de él. Nunca le había visto comportarse así... era como solía tratarme Kei aunque... no se sentía igual, no me hacía sentir mejor.

- Lo que necesitas es esto... - rebuscó entre sus bolsillos hasta sacar algo, aunque no le tomé demasiada atención.- Toma, esto te sentará bien, ya verás... - observé el cigarro ya prendido que había colocado frente a mí, su olor se adentraba en mis pulmones, aquel tan característico y que tan bien conocía. Lo extrañaba... mis pulmones echaban de menos el humo corrompiéndolos y la nicotina trincharse en mi cerebro, evadiendo los problemas. Cerré los ojos, inspirando de nuevo el aroma, digiriendo mis manos hasta él...

¡No! No podía... Le había prometido a Kei no volver a hacerlo... Aunque ahora no estuviese a mi lado, no podía volver a traicionarle de esa forma, tenía que demostrarle que aún podía mantener mis promesas... - No, no lo necesito... - lo aparté de un manotazo, alejándolo de mí. - Lo único que necesito es a Kei, no eso... - le miré decidido, con la misma determinación con la que salían mis palabras. Tenía que saber... que no conseguiría olvidarme de Kei y que ni el tabaco ni nadie serían capaces de sustituirlo...

- ¡Perfecto! ¡Pues haz lo que te de la gana! - gritó levantándose de la cama, asustándome por su repentino cambio - ¡Estoy harto de intentar ayudarte, estoy harto de oír tanto Kei, Kei, Kei...! ¡¡Joder!! ¡Lárgate de una puta vez con él! Habértelo pensado mejor antes de enamorarte... Espero que hayas aprendido al menos que tu apreciado sentimiento no es tan bonito como pensabas, sino mírate... ¡Sólo por él es que estás así! Dime que tiene de bonito el amor... ¿Lo ves ya? Ya no tienes las riendas de tu propia vida, hace mucho que dejaste de tenerlas... ¡Es él quien las tiene! Y mira lo que ocurre... mírate bien, Yu, mírate... - concluyó mirándome con compasión, saliendo de la habitación de un portazo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   01/04/10, 02:50 pm

Otra noche más. Hacía tres que había renunciado a dormir en paz sin ayuda y ahora sobre mi mesita aguardaba un reluciente botecito de cristal. Como ya he mencionado anteriormente, la enfermera es de lo más amable.

Me desperté temprano, prefería eso que pasarme y dormir toda la mañana. Ligeramente revitalizado, me senté en un taburete que había cogido prestado, frente a un caballete con un lienzo. Cuando el dia anterior me di cuenta de que había perdido el dibujo sentí una gran desazón, pero tras ello decidí rehacerlo, y esta vez lo haría en un soporte mucho más duradero que un papel. Al ser la segunda vez todo sería más fácil, recordaba las líneas y no necesitaría esqueleto base. Directamente, saqué la pintura y mojé el pincel en un escandaloso rojo que con algunos retoques adquiriría el tono del cabello de Yu. Hoy sería irresponsable, no iría a clases, de todas formas seguiría sacando sobresalientes mientras me leyese la lección por mi cuenta y algunas ampliaciones.

Solo me detuve para darle de comer a Ame, quien muy diligentemente había adoptado su papel de huésped no permitido por la ley y se había hecho su nido con mi chaqueta negra bajo la cama. Al final la camita no le había hecho servicio. Solo salía cuando yo estaba solo en la habitación, y sin quejarse de sus escasas salidas (limitadas a cuando salía a entrenar) se acurrucaba cerca mirándome con esos grandes ojos. A veces maullaba y no paraba hasta que la cogía en brazos, lo que en realidad agradecía porque su ronroneo cuando se apoyaba en mi pecho era enormemente reconfortante. Si Hikaru había dado cuenta de su presencia, nunca dijo nada.

Al medio día me avisó el rugido de mi estómago de que era hora de comer y dejé el pincel a un lado, estirando mi cuerpo entumecido. Al salir por la puerta pasé frente a la puerta abierta del baño y vi reflejada mi cara, con pequeños tiznes de pintura aquí y allí. Mi ropa también tenía algunas manchas, siempre me pasaba cuando usaba pintura al óleo, terminaba casi hecho un cuadro modernista en mí mismo. Saqué la lengua a mi reflejo y sin preocuparme por mi aspecto desaliñado salí al pasillo. Si alguien tenía algo en contra en el comedor, que lo dijese.

Antes de salir del todo miré de nuevo a la cama, Ame no se movía de las sábanas y enternecido decidí que hoy podía darme un descanso y llevarla a jugar afuera.

-Ame - llamé.-, ven.

Obedientemente, bajó de un salto y se me acercó para que la cogiese en brazos metiéndola dentro del abrigo. Curiosa, sacó fuera la cabecita y husmeó alrededor. Finalmente maulló al parecer satisfecha. Comencé a andar, tenía hambre y no pensaba quedarme más débil de lo que estaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   01/04/10, 05:10 pm

Genial... Lo que me faltaba, otro más al saco de “enfadémonos con Yu”. ¿Se puede saber qué hice ahora? Tan sólo rechacé un cigarrillo... no es para que saltase así. Tampoco es como si yo le hubiese pedido ayuda, es él quien se acerca preguntándome, si no quería escuchar lo mismo, que no preguntase... porque si lo hacía, sabía de quien hablaría y si le caía mal, no era mi problema... Como tampoco era el suyo de quién me haya enamorado o no. Es cierto que fui ingenuo, siempre esperé que el amor resolviese mis problemas y sólo se convirtió en uno más. Aún así, no hacía falta que me recordase mi situación porque no tenía ni idea, no sabía que no era Kei quien llevaba mis riendas, no dependía mi felicidad de él... sino que tanto la suya como la mía, estaban en manos de otra persona que apenas pude ver en una ocasión...

________Christian's POV_________

Me desperté en mi cama de siempre bastante tarde después de una noche movidita. Lo cierto es que si anoche salí del cuarto, es porque ya había quedado y tenía pensado salir... Pero bueno, mejor así, así se sentiría culpable y a ver si se le pasa la obsesión esa suya que tenía con Kei. Sinceramente, no le entendía... siendo como es, podría tener a cuanto hombre se le antojase ¿por qué encapricharse precisamente en el único que no? Ese chico era un completo masoquista... No sé ni porqué me preocupo tanto por él... sino fuese por ese cuerpo, no me preocuparía de intentar abrirle los ojos para que viese que existe un mundo después de Kei.

Me levanté con pesadez de la cama, aún con la ropa del día anterior. Obviamente, no había nadie en la habitación ya que hoy había clase, aunque preferí quedarme a descansar. Seguramente sería pronto la hora del almuerzo...

Me detuve unos momentos frente a la puerta, una vez ya en el pasillo, observando a un regalo caído de cielo: precisamente ahora estaba saliendo Kei de su habitación... Justo con quien más deseaba hablar en estos momentos. Me acerqué hasta él con una sonrisa torcida, mirándole con arrogancia.

- Hombre, Kei... Que alegría verte, contigo quería hablar... Que raro tú por aquí y no verte en clases, últimamente estás irreconocible. Incluso hace mucho que no te veo por mi habitación - le hablé con burla intentando hacerme el que no sabía nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   01/04/10, 06:01 pm

Al escuchar una molesta voz me paré un momento, mirando en dirección a su procedencia. Pasé un par de segundos mirando a ese remedo de ser humano con los párpados semicaídos, parpadeando lentamente un par de veces, con escaso interés.

-Ah... - dejé escapar entonces.- Eres tú... Lástima, para mí verte no es ninguna alegría, de forma que si me disculpas, me espera una comida mucho más interesante que la entomología... Que por si no lo sabes se trata de estudiar insectos como tú...- y con ese murmullo carente de interés seguí andando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   01/04/10, 06:27 pm

- Tsk... - intenté controlarme las ganas de partirle la boca en este mismo momento, suerte que siempre se me dio bien la actuación. Por muy desagradable que fuese, no podía dejar pasar esta oportunidad. - ¡Vaya! ¿Y ese minino? - pregunté con interés interponiéndome en su camino para no dejarle pasar, haciendo como que no escuché nada de lo que dijo. Desde luego que reconocí el animal nada más verlo... recuerdo que estuvo dando vueltas por mi habitación desordenando mis cosas... Maldito animal. - Un recuerdo de Yu, ¿eh? Supongo que como todo lo que te queda de él... Pero bueno, es una lástima por ti, de verdad estaba interesando en ti... - me encogí de hombros, conforme, mientras me acercaba a él un poco más, quedándome a milímetros suya. - Dime... ¿es tan duro dejarle marchar como imaginé? Debió de ser doloroso ver como tu amor te abandona... - susurré dejando mi máscara amable a un lado, volviendo mi tono a uno cruel. Me alejé de él retomando mi anterior faceta. - Ey, pero no te preocupes... aunque tú ya no estés, yo lo cuidaré por ti. Además, te estoy muy agradecido, no tuve que hacer nada para sacarte de su cabeza... ¡Tú mismo le incitaste a hacerlo! ¿Puedes creerlo? No quiere hacerte sufrir más con su presencia así que está decidido a no molestarte más y a olvidarte... Es un poco triste, porque en verdad os envidiaba. Pudisteis haber tenido algo tan bonito... Pero así es la vida... En cambio, yo te agradezco tu ayuda. Ahora tengo vía libre, sin ningún estorbo de por medio... - ahora que tenía oportunidad, no podía evitar devolverle con burla todas las que me hizo pagar... ¿Ahora quién ríe, Yukimura Kei?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   01/04/10, 06:48 pm

Fruncí el ceño con molestia, mirándolo desde arriba cuando se acercó por delante.

-Ajá~-dejé que mi voz ondulase ligeramente.- Se llama Ame, nombre que le va muy bien, no como a cierto bicho que es de todo menos un cristo.- también yo me encogí de hombros.- Tú sabrás, ¿qué te pareció a ti todas las veces que te rechazó sin considerarte siquiera?-pregunté con total inocencia.- De todas formas solo éramos amigos, palabra cuyo significado pareces desconocer, al igual que muchas otras, ¿no es frustante tener un vocabulario tan reducido? Yo lo encontraría molesto...

Mi voz fluida se interrumpió al oir el final de su discurso. Antes de que terminase la palabra "medio" le había cogido por la camisa y le había estampado la espalda contra la pared con un golpe seco. Casi oí el traqueteo de sus huesos por el golpe, y al instante estaba arrinconándole con mi cuerpo. Con sutileza, acerqué mi boca a su oído y le hablé en voz baja.

-Escucha, miserable desperdicio de ADN...-siseé.- Más te vale que no llegue a mis oídos una sola palabra de que le haces algo a Yu... porque si me entero de que le has hecho daño desearás que tu madre hubiera abortado...-retorcí su camiseta apretándo su pecho para impedirle respirar antes de soltarle con una sacudida.

-No lo olvides, Christian...- amenacé usando su nombre completo. Inmadiatamente después volví a mi máscara helada. Sin permitirle reponerse de la impresión, seguí caminando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   02/04/10, 11:10 am

- Sólo digo que hay muchas clases de amigo... Y eh... creo que tú... eras del tipo de los que se meten en su cama - información que tenía gracias a que Yu tenía costumbre contarme todo y sabía hasta dónde habían llegado, aunque él era demasiado ingenuo como para saber por qué Kei actuaba así sólo con él.- Así que no te hagas el imbécil conmigo... Tú, al igual que yo, nunca has buscado ser sólo su amigo. Por eso no puedes soportarme, porque los dos queremos lo mismo... ¿No lo ves? No somos tan diferentes... - sabía que sólo hubiese bastado con que Yu le hubiese insistido un poco más y la máscara de tranquilidad y niño bueno que llevaba se rompería en mil pedazos.

- Cabrón... - mascullé entre dientes después del fortuito golpe. El muy hijo de puta me había pillado de improviso y reventado toda la espalda contra la pared... Le miré a los ojos con furia mientras hablaba, deseando partirle la boca esa, que si no hubiese sido porque no tenía fuerzas, no hubiese dudado en hacerlo.

Tomé todo el aire de golpe cuando me soltó, guardando el equilibro. Le dirigí una última palabra, no se iría así por las buenas. - Los celos te sientan realmente mal, Kei... - contesté con el mismo tono que él empleó. Me enderecé sintiendo como algo seguía crujiendo al hacerlo.- No tienes que preocuparte, no pienso hacerle nada a tu amorcito... nada que él no quiera, claro... - aclaré mirándole con arrogancia.- De todas formas... no te incumbe lo que yo haga o no con él. ¿Que no erais sólo amigos? En cambio... no puedo prometerte que no vaya a hacerle daño... Al principio siempre duele - le expliqué con socarronería, pintando una media sonrisa burlona en mis labios.- Oh, y... mi madre nunca me abortaría... Claro que... no sé si tú puedas decir lo mismo... - concluí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   02/04/10, 05:58 pm

Moví la mano por encima del hombro sin volverme a él, con poca atención.

-Dudo que Yu haya adquirido tan mal gusto en esta última semana para considerar siquiera tener algo con un proyecto fallido de hombre como tú. Y lo peor de la gente como tú... es que se cree que todos los que le rodean tienen el mismo escaso cociente intelectual que ellos. Por supuesto, no haces más que confirmarlo: no sabes lo que es un amigo.- hice alusión a la afirmación de que un amigo no protege así a otro.- Tu simplemente recuerda ese bonito abrazo a la pared y usa ese reducido cerebro tuyo para razonar lo que dolería que me pusiese serio...

Y con completa confianza en que Yu no se dejaría engañar por ese inútil seguí caminando.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yu Zhang
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 423
Edad : 25
Puntos : 17671
Fecha de inscripción : 11/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   02/04/10, 06:43 pm

Cretino... ¿Quién se cree para darme lecciones de amistad? Debí de haber sido yo quien le partiese la cara cuando se atrevió a ponerle las manos encima a lo que nombré de mi propiedad... pero quien ríe el último, ríe mejor.

- Ya veremos, Yukimura... Ya veremos - me giré dándole la espalda también y dirigiéndome por el camino contrario, si lo tenía un segundo más delante de mi vista acabaría perdiendo el control y en estos momento no me ayudaba enzarzarme en una pelea con él donde Yu podría vernos.

Ingenuo... ambos sabemos que el pequeño pelirrojo es manipulable. No estoy tan lejos de conseguir lo que quiero como crees... De hecho, estoy más cerca que tú. Sólo me facilitaste el trabajo, ahora sólo me quedan los últimos arreglos. Deberá de estar destrozado y arrepentido por la última vez que hablamos, sólo faltan... los últimos consuelos para darse cuenta de que no tiene futuro con Kei y en el momento en el que parecerá no haber esperanza... es cuando yo debo de brindarle una nueva oportunidad. Y entonces, tú... te joderás como nunca, porque no podrás ponerme ni una mano encima a no ser que quieras que tu pequeñazo te odie...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Yukimura Kei
Alumno de 4°
Alumno de 4°
avatar

Cantidad de envíos : 327
Edad : 26
Puntos : 17494
Fecha de inscripción : 27/07/2009

MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   03/04/10, 06:43 pm

CERRADO
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Distante (Yukimura Kei)   

Volver arriba Ir abajo
 
Distante (Yukimura Kei)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Una mañana en el Lago, un mediodía de cuentos. (priv. con Sakura Yukimura y Thyra)
» El samurái más fuerte de la historia, "El espadachín de las nubes" Yukimura Bansho [NPC]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Tsuki no Hikari :: Sector Común :: Biblioteca-
Cambiar a: